El rol de los profesionales de buceo en la era de la transformación digital

Desde sus orígenes, el ser humano ha buscado descubrir, explorar y explotar gran parte de los recursos que el planeta ha puesto a su disposición, y no solo con el fin de subsistir, sino que de crear, evolucionar y crecer. Nos encontramos como especie, en una constante lucha por hallar la forma de simplificar todo por medio de herramientas cada día más complejas. El descubrimiento del fuego, la creación de la rueda, la electricidad y la revolución industrial, son algunos de los momentos clave en la historia de la humanidad que definieron grandes procesos de evolución en los que cambiamos nuestra forma de vivir.


Cada día somos más personas, tenemos más herramientas que nos permiten crear, y es por esta razón que hoy, en los inicios del siglo XXI, nos encontramos en un punto crítico caracterizado por una explosión de nuevas creaciones y tecnologías digitales que estamos aun empezando a comprender pero que están ya con nosotros, y se han instaurado como parte fundamental de nuestras vidas.


El contexto actual ha sido simplemente un pie en el acelerador en el proceso de transición hacia la nueva era en la ya hemos entrado: la era de la transformación digital. La crisis COVID nos ha forzado a implementar en solo unos meses, los avances tecnológicos que probablemente no habríamos tenido en varios años; y por supuesto que dentro de esta evolución el buceo como industria no queda fuera. Si bien aún estamos limitados de ir al agua, este período nos está dando el espacio necesario para planificar la transición hacia la nueva y desconocida forma de interactuar cuando buceamos, en la que no nos queda más opción que potenciar el uso de estas tecnologías.


Los grandes profesionales del buceo, para llegar a serlo, siempre han debido contar no solo con habilidades expertas en buceo, sino que también con otras complementarias en términos pedagógicos y sociales. Esto no dejará de ser así, solo que, a partir de ahora, cada instructor deberá adoptar un “nuevo perfil”, y deberá ser capaz de poner en práctica estas mismas habilidades de manera virtual también. El uso de redes sociales, marketing digital, manejo de programas de diseño e incluso desarrollo web y programación serán parte de los atributos con los que deberán contar los divemasters e instructores a la hora de ser contratados.


Hasta ahora ya hemos visto grandes avances, que se han visto reflejados en la digitalización que ya varias agencias certificadoras de buceo han implementado, a través de modernas plataformas de enseñanza y herramientas en línea para sus buceadores a nivel profesional y recreativo, además de una serie de actividades como webinars con capacitaciones y actualizaciones. En Buceo Pichidangui creemos que logramos entender a tiempo que el cambio era inminente, y que simplemente no podemos seguir haciendo las cosas como siempre, y por lo mismo, nuestros mayores esfuerzos de este tiempo han estado enfocados en la optimización de nuestra presencia y eficiencia en la web, no solo actualizando nuestras redes sociales y página web, sino que también implementando nuevos y sofisticados sistemas de reserva, pago, enseñanza y post-venta que harán más fácil y cómoda la experiencia para nuestros clientes. Definitivamente, nos encontramos frente a un gran desafío: alcanzar o mejorar los altos estándares de calidad en la enseñanza y los diferentes servicios de buceo utilizando a nuestro favor la tecnología.


Pronto vendrá la puesta en práctica de estas arduas planificaciones, y no será solo hasta entonces, que comenzaremos a identificar cuáles son realmente las falencias y necesidades de la nueva era. Quienes más destaquen ahora, serán aquellos que logren leerlas a tiempo y que sean capaces de encontrar y desarrollar soluciones, para así implementar nuevos y novedosos mecanismos en la práctica, enseñanza y venta buceo, y sin duda, el momento para hacerlo es ahora.



Ismael Schlack

Buceo Pichidangui

Contáctanos:

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon